La fábrica de patatas fritas El Gallo Rojo se funda Utebo, localidad próxima a la ciudad de Zaragoza, en el año 1.969. Tras varias decadas de funcionamiento fabricando multitud de referencias de patatas fritas se convierte en un icono de varias generaciones de aragoneses que disfrutan de sus aperitivos y la reconocen por su característica imagen. En los años noventa El Gallo Rojo pasa a ser parte de la empresa Tostados de Calidad.

A lo largo de todos estos años, hemos ido creciendo, fabricando cada vez más artículos y se ha pasado de estar presentes en el comercio tradicional, a estar también en bares, kioscos, supermercados, grandes superficies e incluso exportar aperitivos a países fuera de nuestras fronteras. En 2.018, Tostados de Calidad se integra en uno de los grupos de alimentación más importantes de Aragón y referente en España, el Grupo Flamen & Co. En la actualidad, además de patatas fritas clásicas y de sabores, El Gallo Rojo comercializa palomitas, torreznos y otros snacks.

Una de las características inconfundibles de El Gallo Rojo es su elaboración artesanal, el sabor, la textura, el uso de ingredientes locales, como la patata variedad agria, y en los últimos tiempos la innovación, incorporando nuevas referencias según los gustos de nuestros consumidores y las tendencias del mercado.